De que trata…


exito.jpg

La vida de cada ser humano puede ser tan bella como difícil. Las dificultades en la relaciones, aún con las personas a las cuales amamos, son frecuentemente complejas y contradictorias; tanto cuanto puede llegar a ser el interior de cada individuo; aunado al desconocimiento de nosotros mismos y de nuestros semejantes.

Para sentirnos menos solos y aprender a gozar de aquello que la vida nos ofrece, es importante entender como estamos hechos, cómo funcionan los principales mecanismos del ser humano. Este conocimiento – que no debe ser solo teórico- puede permitirnos vivir con plenitud nuestra existencia, experimentando de verdad el significado de palabras profundas como amistad, amor, respeto, fraternidad, fidelidad entre otros valores.

La naturaleza humana está compuesta por una estructura compleja que incluye las funciones espirituales; la inteligencia, la voluntad, la libertad y la capacidad de amar son específicamente humanas y por el hecho de poseerlas el hombre se define a sí mismo como tal. Comprender estas capacidades humanas nos permite obtener  un verdadero señorío sobre nuestros sentimientos, sobre nuestros afectos, sobre nuestra voluntad…

El concepto de formación en este espacio, corresponde a un rencuentro  con los valores, capacidades y potencialidades expresivas que pueden ayudarnos a superar miedos, desánimos, sufrimientos, que provienen de la ignorancia de nuestras posibilidades reales, que en cada ser humano son muy superiores a aquellas que normalmente se experimentan.

Nuestra sociedad muestra muchos límites que tornan fría y desencantada la vida de muchas personas o la de nosotros mismos. Una considerable falta de sabiduría nos ha conducido a obtener mucho desde el punto de vista tecnológico, perdiendo mucho bajo el perfil humano. La competitividad a todos los niveles es una fuerte tendencia a través de la superficialidad; aumentan las inseguridades y la sensación de soledad,  no solo en aquellas personas que  consideran haber obtenido poco de sí mismos y de la vida; sino también en aquellos que han alcanzado un cierto grado de éxito social.

Los problemas de pareja, las incomprensiones familiares, la fatiga del trabajo, las incertidumbres políticas nacionales e internacionales, son todos elementos  que hacen siempre más pesada la vida de cada ser humano; aún la de niños y adolescentes que se ven envueltos en la trama de la vida de los adultos y de los problemas que agobian al mundo contemporáneo; ni ellos escapan a los problemas de indiferencia y frío humano global.

He aquí porque retengo que sea inmensamente útil estudiarnos a nosotros mismos, entender como funciona nuestra personalidad y comprender como reencontrar la capacidad de establecer relaciones verdaderas, armónicas y cálidas, conquistando la fe y la calma individual, la capacidad de reflexionar para obtener una relación equilibrada con el ambiente en general.

La formación humana propuesta en este espacio, corresponde a un trabajo interior indispensable para reconquistar el señorío de nosotros mismos, con el objetivo de saber vivir plenamente las facultades humanas que pueden conducirnos a una vida más plena y satisfactoria, a una vida feliz.

 

, , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: