Actividad Grupo de ENLACE


Hola Maestros!

He adjuntado tambien en este post la lectura para la tarea, pero pueden descargarla como documento en la pagina de Teorias de la Personalidad, donde he agregado los teoricos visto hasta el momento con los links para que puedan descargar los documentos de Freud, Adler, Erikson, Fromm… en la semana seguire actualizando la información por lo cual les recomiendo,  que entren a la pagina para descargar los documentos.

Sobre la proxima Tarea

Les adjunto el archivo para su lectura y reflexión personal, la cual podrán hacermela llegar por correo, escibirla en el foro o entregarmela por escrito en nuestra próxima sesión.

Sería interesante si pudieran escribirla en el foro para que todos sus compañeros se enriquezcan con ellos.

 

 

               Las Metas Equivocadas del Niño y su Solución

                          (Dr. Roberta Masso-Fleissman)

 

 

Cuando un niño no se siente tomado en cuenta, cuando no está muy seguro si sus padres lo quieren o no, él va a tratar, a través de distintas vías, de acaparar la atención de sus padres y de recibir una respuesta por parte de ellos. Según Rudolf Dreikurs, este niño desarrollará conductas negativas basadas en metas equivocadas.

 

Examinaremos lo que dice Dreikurs sobre algunas de estas conductas basadas en metas equivocadas, y tomaremos de él lo que nos sea útil. También examinaremos como reaccionar frente a dichas conductas para eliminarlas.

 

(1) Conducta: Constante búsqueda de atención:

 

Meta equivocada del niño: “Tienen que fijarse en mí, solo valgo si me prestan atención.”

 

Esta conducta aparece más que todo entre los 2 y los 5 años. En esta situación el niño piensa que él es importante para sus padres solo cuando estos le prestan atención.

Para poder eliminar esta constante búsqueda de atención hay que primeramente entenderla dentro del contexto de la convivencia familiar. El niño que necesita y busca constantemente atención de sus padres es un niño que no ha aprendido todavía jugar o estar solo aunque sea por cortos períodos de tiempo; es un niño que necesita sentir la mirada y la atención de la madre o del padre o de ambos puesta en él, y se angustia si no tiene esta atención. El no se ha dado cuenta todavía de que ya no es el centro de atención como cuando era bebé y que, más bien, está empezando a formar parte de un grupo: la familia.

 

La noción de pertenencia a un grupo es una noción que un niño adquiere paulatinamente. Poco a poco él va aprendiendo que cada uno tiene un ROL y un LUGAR en la familia; que cada uno HACE algo y se ENCARGA de algo, por ejemplo, Mamá y Papá cocinan, Mamá recoge cosas en la casa, Papá recoge cosas en el garaje, etc. El descubre también la noción de respeto hacia los demás, primero el respeto por las cosas de los demás (“esto es de Papi.”, “esto es del hermano mayor”, etc.), y luego el respeto por el tiempo de los demás ( “Papi está leyendo el periódico.”, “Mami está revisando algo en el Internet.”). Cuando el niño empieza a jugar solo, o a guardar sus juguetes, sus padres le dicen cosas como: “¡Que bien juegas solo!”, “¡Gracias por guardar tus juguetes!”, y refuerzan sus logros con elogios. Paulatinamente él se va dando cuenta que las cosas que cada uno hace son importantes y si se dejan de hacer, hay malestar en el grupo, algunos se quejan, uno le grita al otro, etc….. Descubre también que, además de los momentos en los cuales la gente de su familia quiere estar sola, hay otros momentos en los cuales se unen para compartir, jugar, disfrutar, opinar, discutir, etc. Poco a poco el descubre como “funciona” su grupo, su familia y, con la ayuda y refuerzo de sus padres, aprende a participar, a cooperar y a respetar a los demás.

Pero si alguno de Uds. tienen uno de sus hijos que necesita y busca su atención constantemente, y que aún no ha aprendido a respetar las necesidades de los otros, ¿qué pueden hacer? Primero tómense unos momentos a solas o juntos (padre y madre) para examinar la situación. ¿Es una conducta que está siendo dirigida hacia la madre, hacia el padre, o hacia los dos alternativamente? ¿Qué piensan de su hijo?, sinceramente. ¿Cómo le están trasmitiendo que lo quieren, que están orgullosos de él, que tienen confianza en él? ¿Quieren en realidad corregir esta conducta?

¿Por qué es importante corregir o eliminar esta conducta? Porqué hay que ayudar al niño a desarrollar confianza en si mismo y al mismo tiempo enseñarle a respetar y cooperar con las necesidades de los otros en la familia. Si los padres no ayudan a eliminar esta conducta y responden a las demandas del niño y siempre le prestan atención – están irrespetando a su hijo y a su necesidad de aprender como funcionar en grupo.

Si están dispuestos a corregir esta constante búsqueda de atención les voy a sugerir el siguiente ejercicio. Si Ud. piensa que Ud. normalmente le transmite a su hijo amor y confianza en si mismo, haga lo siguiente – en el momento en que Ud. se ocupa haciendo algo de su interés (leer un libro o una revista, pasar un rato revisando el Internet, estudiar, etc.) y su hijo exige su atención, ármese de valor y dígale firmemente: “Ahora yo tengo que…. y tu vas a jugar con…..” Seguramente llorará y protestará….déjelo, no le preste atención por unos minutos…. y Ud. trate de ocuparse haciendo lo que se propuso. No lo deje llorar demasiado…. recuerde que esto es un ejercicio que tendrá que repetir durante cierto período. En todos los otros momentos que Ud. esté con su hijo, fíjese si su hijo se entretiene solo (que seguramente lo hace estando Ud. presente), ¡elógie la manera como se está entreteniendo! Elógielo cada vez que lo vea haciendo algo que demuestre cierta independencia, dígale lo orgulloso/a que se siente Ud. cuando él hace tal cosa. Cuando sienta que es el momento oportuno para probar otra vez, hágalo. Y el resto del tiempo siga con los elogios cada vez que Ud. se fija que se entretiene solo. Eventualmente logrará que su hijo desarrolle la confianza para funcionar más independientemente y respete y coopere con la necesidad de sus padres de involucrarse en alguna actividad que no lo incluya a él.

 

(2) Conducta: Rechazo a las normas impuestas por los padres:

 

Meta equivocada del niño: “Les voy a demostrar que yo puedo más que ellos.”

 

Esta conducta puede aparecer en el período de la niñez después de los 4 años. En esta situación el niño se opone a la disciplina impuesta por sus padres, piensa que sus padres no lo toman en cuenta, que no lo entienden, que son injustos y hasta crueles con él; él se enfrenta a sus padres y se pelea con ellos.

Eliminar esta conducta es relativamente fácil. Pero tenemos que trabajar sobre nosotros mismos primero, específicamente, sobre nuestro manejo de la autoridad.

En nuestra cultura latinoamericana tendemos a imponer la disciplina. Nosotros, como padres, sentimos que tenemos TODA la responsabilidad de la crianza de nuestros hijos, y muy a menudo solemos criarlos mandando, imponiendo y esperamos que ellos nos obedezcan. Si no nos obedecen, es muy probable que los castiguemos. Dentro de esta perspectiva, la responsabilidad, el conocimiento, la autoridad, las decisiones, el control, en fin, todo, se centraliza en nosotros. Y, ellos, nuestros hijos, lo que tienen que hacer es obedecernos.

Los voy a invitar a considerar otra manera de manejar la autoridad en casa. Esta “otra manera” implica compartir un poco el poder de la autoridad con su hijo, buscar su cooperación, escuchar su punto de vista, negociar con él una solución. Les sugiero que se acerquen a su hijo o hija y díganle que LOS DOS o LOS TRES tienen un problema que solucionar. Escojan un momento en el cual todos tengan tiempo. Empiecen diciéndole que lo quieren mucho, acompañado de un buen abrazo, y presenten la situación que normalmente explota en una pelea entre Uds. (como por ejemplo, no se acuesta a la hora establecida, o no recoge su ropa, o ve más televisión de lo establecido, etc…) Díganle que quieren solucionar esto, explíquenle el porqué, según Uds., de la hora adecuada para acostarse, o del límite de horas para ver televisión, etc. y pregúntenle que piensa él de la situación. Al principio, es posible que se quede mudo, porqué va a estar muy sorprendido que se le esté pidiendo su opinión. Ayúdenlo, denle confianza, transmítanle que lo que están haciendo va en serio, que lo quieren escuchar y que su opinión vale. Luego, pregúntenle cual sería la solución al problema según él. Al final negocien la norma y encuentren una solución satisfactoria para todos. Sugiero que también discutan las consecuencias de no cumplir con la norma y escojan un día para revisar como está funcionando la norma. Y luego déjenlo asumir su responsabilidad. Transmítanle la confianza que sienten en él. Piensen que él sí va a lograr asumir su responsabilidad.

Una de las grandes recompensas de este método es que le están enseñando a sus hijos a opinar en grupo y a participar en una toma de decisión.

Otra gran recompensa es el haberse ganado la cooperación de su hijo. El ahora es responsable del cumplimiento de una norma aprobada por él y Uds. Ya Uds. no son los únicos guardianes del orden, la responsabilidad es compartida.

Según Rudolf Dreikurs el niño que no se siente querido en su familia va a intentar ubicarse o a construirse una identidad en el seno familiar en base a metas equivocadas. Según Dreikurs existen cuatro metas equivocadas. En el capitulo anterior revisamos dos de las metas y en este capítulo vamos a examinar las dos metas restantes. El conocimiento de estas metas nos pueden ayudar a comprender lo que le está ocurriendo a un niño en conflicto y nos pueden ayudar a encontrar una solución.

 

3) Conducta: Agresión y venganza:

 

Meta equivocada del niño: “No me quieren, solo me castigan. Pues ya verán, me vengaré. Les voy a hacer daño.”

 

Esta conducta surge de la intensificación de la lucha por el poder (Ver el artículo 3). Cuando padre e hijo se encuentran progresivamente complicados en esa lucha y quieren, cada uno, doblegar al otro, fácilmente se puede pasar a la venganza. En esta etapa el niño busca hacerle daño a sus padres. Busca maneras de herirlos, como él se siente herido por ellos. Puede ser que agreda a sus hermanos menores, o que robe y/o destroze pertenencias favoritas de sus padres.

Esta es una situación muy difícil de manejar porqué los padres se sienten profundamente heridos por los actos del niño y la frustración y rabia que sienten al no poder controlar la situación hace que deseen responder castigándolo aún más fuertemente, o sea, causarle más daño al hijo. No obstante si los padres optan por el castigo ellos están reforzando el mensaje al hijo de que es MALO y esto va a causar más rebeldía en el hijo y aumentará su sentimiento de venganza.

¿Qué hacer?

Ante todo, no reaccionen agresivamente en contra del niño, tómense unos minutos para analizar la situación y para ROMPER EL CICLO DE VIOLENCIA.

Para que la violencia desaparezca de la conducta del niño, tiene que desaparecer antes de la conducta de los padres.

Recapitulando, los padres tienen que comenzar por darse cuenta de que están enfrascados en un ciclo de violencia con su hijo. Luego tienen que tomar la decisión que quieren salirse de esa situación y quieren ayudar a su hijo.

Para ayudar a su hijo tienen, ante todo, que revisarse y preguntarse si lo quieren y piensen en las cosas que les gusta de él. Si están todavía llenos de rabia, traten de aislar ese sentimiento y piensen en tiempos anteriores cuando no había tanta violencia y piensen en como era él antes y rasgos de su personalidad que les gustaba entonces.

Para que el cambio se pueda efectuar con éxito es muy importante que exista amor de Uds. hacia él.

El siguiente paso es convencerlo que Uds. sí lo quieren y que desean propiciar un cambio entre Uds. y él.

Podrían empezar por preguntarle: “¿Es que haces (tal cosa) porque estás lleno de rabia?” “¿Es que piensas que hemos sido injustos contigo y nos quieres castigar haciéndonos daño?” “¿Es que piensas que no te queremos?”

A través de estas preguntas Uds le están diciendo que saben que él está lleno de rabia hacia Uds; que él piensa que Uds. son injustos y que por eso se quiere vengar; y que él piensa que Uds. no lo quieren. O sea, que saben lo que le está pasando internamente.

Ojalá se sienta con la libertad de poder contestar y empezar un diálogo. Es posible que les tenga mucha desconfianza y no se sienta en condiciones de hablar. Si no contesta, no importa. Lo importante es que Uds. le comuniquen que lo comprenden y que saben lo que le está pasando.

Después, díganle que lo quieren, sin plantear condiciones. (Pero, por favor, ¡no le digan que lo castigan por qué lo quieren!)

Díganle entonces que todos, Uds. y él, necesitan cambiar. Procedan poco a poco. No aspiren a mucho al principio. Busquen un aspecto conflictivo que sea de fácil solución, de manera que puedan tener éxito cuando lo emprendan.

Otro aspecto importante es tratar de alentarlo lo más posible y transmitirle que lo está haciendo bien y que están orgullosos de él.

 

4) Conducta: Desaliento:

 

Meta equivocada del niño: “No sirvo. Es mejor que no intente nada porqué todo me sale mal.”

 

En esta etapa el niño está profundamente desalentado porqué está convencido que no lo quieren, que no están interesados en él, porque él no es capaz de hacer nada bien o, por lo menos, de hacer algo que a merite la aprobación de sus padres.

Cuando un niño que tenía un buen nivel de energía se vuelve muy tranquilo, poco bullicioso y poco participativo y este niño no está enfermo físicamente; cuando el niño no responde a intentos o estímulos para ayudarlo a salir de donde está, esta es una indicación que el niño y sus padres necesitan ayuda profesional.

En este caso estos padres necesitan revisarse, con la ayuda de un profesional, y comprender que ha significado este niño para ellos hasta este momento. Los padres necesitan darse cuenta de que este es un niño que vale, que es importante. Lo importante es poder cambiar la dinámica familiar para que el niño pueda sentirse querido y útil en la familia y así aumentar su autoestima.

 

 

 

 

 

 

 

, , ,

  1. #1 por gloria el 07/04/2008 - 4:10 AM

    Considero que las metas equivocadas forman parte de los estilos de educación familiar ya que ésta moldea al niño a traves de las normas establecidas en casa, el ambiente
    afectivo , la flexibilidad o dureza en la autoridad paternal.Los primeros años de su existencia son primordiales para adquirir ciertas actitudes básicas y es la familia el primer y más básico contexto.

    Gloria:
    Si, tienes mucha razón… si nos enfocamos en el estilo educativo de una familia estamos yendo al campo de la educación afectiva… porque si nos damos cuenta las situaciones “problema” señaladas en la lectura estan definidas por el talante afectivo de los padres.
    El tema de la autoridad es con mucho, un tema que genera demasiados problemas en la vida familiar, porque o se va al extremo de ser totalmente relajados con los hijos…. “porque hay que respetar su identidad” o lo contraria… se asfixia a los hijos con el autoritarismo inflexible, ” porque los hijos deben de … ” y esto es lo que acaba por destruir vínculos en lugar de construirlos.

  2. #2 por Patricia Ortiz Leñero el 08/04/2008 - 10:44 PM

    Hola a todos!!
    Antes que nada quiero agradecer a la Maestra Adriana por esta herramienta de vanguardia que por primera vez se nos ofrece en la Maestría. Aplaudo esta oportunidad. A continuación mi comentario:
    Me parece muy interesante la aportación de esta autora, ya que maneja las actitudes negativas de los niños, revisándolas en 4 aspectos: su conducta, la meta o lo que pretende alcanzar el niño comportándose de determinada manera, las causas que la originan en la relación con sus padres, y sugerencias muy específicas para que los padres den solución al conflicto.
    Es muy interesante darnos cuenta de la visión que tiene el niño, cómo él percibe la realidad de manera tan distinta y en ocasiones opuesta a la de los adultos. Esta autora además brinda elementos de situaciones conflictivas en la conducta de los niños para su detección y tratamiento.
    Además considero que hace un análisis de una realidad con complejidad creciente; es decir, si un niño pequeño presenta la conducta de “constante búsqueda de atención”, ésta debe solucionarse transmitiéndole al niño amor, confianza e independencia, de lo contrario presenta “rechazo a las normas impuestas por los padres”, el cual de no solucionarse se convierte en “agresión y venganza”, hasta pasar a la conducta más delicada que es el”desaliento”, la cual requiere ayuda profesional tanto para los padres como para el niño.
    Es importante destacar que en todas las conductas, la meta equivocada del niño es mejorar la relación con sus padres y su crecimiento personal. Me gusta mucho el término “metas equivocadas del niño”, ya que nos da cuenta de que el niño tiene una excelente razón para su comportamiento, sólo que se equivocó en la manera de transmitir su mensaje.
    También me parece muy importante destacar el delicadísimo papel de los padres en la formación de los hijos y la necesidad de educar a todos los que son padres para reconocer su misión, asumiendo su responsabilidad y buscando siempre la información y ayuda necesaria.

    Paty, gracias por tu comentario; es la primera vez que utilizo este medio como parte de los contenidos de las clases y es valioso para mi el saber que les es de utilidad.
    Es bien importante lo que señalas, el niño percibe la realidad de forma distinta a los adultos y los adultos esperan generar con su comportamiento respuestas de adultos en niños que no tienen aún la madurez afectiva ni cognitiva para poder emitir las respuestas esperadas por los padres, que por más excelentes padres que sean, se olvidan de este hecho.
    Otro punto es que las mismas respuestas que los adultos emiten a los niños estan proporcionandoles al niño su conexión al mundo y forjando su propia identidad… los complejos, la falta de aceptación… crean desánimo… hay que buscar que los padres, los maestros, tengamos la capacidad de educar en la esperanza.

  3. #3 por Angélica Martín Padilla Ramírez el 11/04/2008 - 5:49 AM

    Saludos maestra Adriana, hola compañeros soy Angélica Martín.
    Mi comentario al respecto de la lectura es el siguiente:
    Me parece preponderante la alusión que la autora hace al respecto de la delicada y laboriosa tarea de ser padres; ya que interpreto que la función de ambos es el de enseñar a los hijos a ser independientes, que logren relacionarse con sus pares y adultos de manera respetuosa y congruente con la exigencias que correspondan en el momento; seguros en cuanto a saberse y sentirse amados, respetados e importantes dentro del núcleo familiar.
    Mencionarlo es fácil, el problema se encuentra en el proceso de lograrlo, en la práctica cotidiana. Considero que las sugerencias que hace al respecto la lectura son posibles de poner en práctica sin perder de vista que depende en mucho la constancia de su ejecución por parte de los padres.
    En definitiva y me atrevo a mencionar mi experiencia personal, deberíamos de erradicar de nuestro vocabulario y acción el castigo. He de mencionar con toda honestidad, que por algún tiempo ese fue el correctivo aplicado con mis hijos y la verdad que solo me trajo mayores problemas; yo estaba todo el tiempo enojada y estresada a ellos les generó una terrible desconfianza y temor hacia mí. Por supuesto el castigo nunca me sirvió para anular la conducta inapropiada. Afortunadamente llegó a mis manos un texto (del que no recuerdo el nombre del libro y menos del autor), que hablaba sobre las consecuencias ante las conductas alteradas; como yo estaba más estresada que mis hijos por “su mala conducta”, empecé a poner en práctica lo que el libro proponía,( claro no muy convencida de su eficacia); y cual va siendo mi sorpresa que a corto pero muy corto tiempo empecé a ver y sentir resultados tanto en la conducta de mis hijos como en mi tranquilidad personal, dejé de gritarles, de renegar por todo, me empecé a sentir descansada pues ellos me ayudaban (a la medida de su posibilidad) con el orden de la casa, se responsabilizaron de sus tareas escolares sin necesidad que estuviera horas sentada con ellos batallando para que la realizaran. Empezaron a invitar amiguitos a casa (situación que anteriormente no se presentaba) y me impresionaba que al terminar de jugar ordenaran lo que habían utilizado ¡sin que yo les dijera!, desde entonces y hasta hoy esa a sido mi forma de manejo de autoridad, ahora que mis hijos mayores, (con quienes experimenté) ya tienen 23 y 22 años de edad, al igual que el mas pequeño de 16 ( con quien me ha resultado por demás sencilla su formación en comparación a los dos primeros); son capaces, de tomar decisiones importantes para su vida de manera responsable, sin temor de sufrir la consecuencia, dándose la oportunidad de equivocarse y aprender de sus errores, de comportarse hacia nosotros sus padres con amor siendo incondicionales y solidarios con nosotros y entre ellos como hermanos; entonces al día de hoy confirmo que la mejor manera de educar a nuestros hijos es con amor, firmeza y constancia. No importa que como padres a veces nos equivoquemos durante el arduo camino de formar a nuestros hijos, lo importante es rectificar y tener el valor de modificar nuestro hacer por el bien común de nuestra familia.
    Maestra Adriana, no sé si este comentario personal se salga de la solicitud para la tarea del día de hoy, pero definitivamente al estar leyendo el documento las imágenes de mi situación personal de hace muchos años, no dejaban de pasar por mi mente y no pude evitar compartir mi experiencia. Gracias por su atención. Nos vemos mañana adiós.

    Angélica:
    Solo comentar sobre lo que mencionas sobre el castigo; ¿podríamos reconceptualizarlo? Hay acciones en la conducta de los niños que necesariamente tienen que ser corregidas. No me refiero a castigar con golpes, ofensas, etc… pero sería una postura ingenua de nuestra parte el pensar que no de corregir aquellas conductas negativas en los niños que entorpecen su desarrollo y el del medio en el que se encuentran. Hay que ayudar a los padres de familia a no castigar a los niños, en su persona, descalificandolos o agrediendolos piscológicamente, otrogándoles herramientas para apoyar la individualidad, la expresión de emociones y la aceptación incondicional a los niños para que cuando se corrija una conducta solo se atiende a eso… a la conducta y no al valor de la persona, dañando su autoestima.

  4. #4 por FELIPE CORONEL HERRERA el 12/04/2008 - 6:53 PM

    hola maestra muchas gracias por la oportunidad de aprender de usted.
    LAS METAS EQUIVOCADAS DEL NIÑO.(comentario)
    Todo individuo tiene la necesidad de ser querido y de ser aceptado por alguien, especialmente los padres; y esto nos lleva a realizar acciones que nos puedan ayudar a lograr esos objetivos en este articulo el niño hace lo propio, auque èl cree tener la razon y son las unicas armas que tiene para lograrlo,”llamar la atencion en ves de jugar con otros niños”. rechazar cualquier norma de conducta impuesta por los padres. sentir que los padres no lo quieren por que me castigan mucho o solo tratan de castigarme, esto genera sentimientos encontrados y deseos de venganza, generando inseguridad y una muy baja autoestima.
    Todo esto genera una gran problematica para el desrrollo del niño y ahora al estar leyendo el articulo me doy cuenta que nosotros (la mayoria) o al menos yo tuve en mi infancia alguno de esos sentimientos por divesrsas causas y es importante que los padres pongan especial atencion en estos temas para una mejora familiar y social.

  5. #5 por Adriana el 14/04/2008 - 1:37 PM

    Hola Felipe!
    Si enlazas el contenido de la lectura a la etapa del ciclo vital de Erikson ¿Qué tarea debe de desarrollar en esta etapa según el niño?
    2-3 años esta desarrollando la autonomía y la crsis a vencer es la vergüenza contra la duda.
    3-6 esta desarrollando la iniciativa contra la culpa

    Piensa la relación que puede haber y si puedes responder aqui…

    Gracias!

  6. #6 por Adriana el 14/04/2008 - 5:11 PM

    Este comentario lo recibí a través de mi correo, me parece muy bueno es de:

    Adriana Lorena Luna Gutièrrez
    10ª generación

    COMENTARIO ACERCA DE LA LECTURA: Las metas Equivocadas del niño y su solución

    En primer punto me pareció un tema muy interesante e importante, ya que mi labor educativa es con niños de preescolar y son situaciones de la vida cotidiana de las cuales los padres de familia constantemente piden orientación y apoyo de parte de nosotros como educadores para darles una solución a lo cual considero me faltan herramientas para ir tratando estos temas y muchos otros como la sexualidad, violencia familiar, estilos educativos paternos, etc.
    Por este motivo me estoy preparando y de antemano agradecerle maestra Adriana su empeño que ha ido demostrando en apoyarnos y ofrecernos temas de interés y gran ayuda.
    Volviendo a lo que corresponde a la lectura, el que los padres de familia se den cuenta de conductas como: constante búsqueda de atención, Rechazo a las normas impuestas por los padres, Agresiòn y venganza, Desaliento; que el niño habitualmente presenta siguiendo una meta equivocada como: “Tiene que fijarse en mi, solo valgo si me prestan atención”, “Les voy a demostrar que yo puedo màs que ellos”, “No me quieren, solo me castigan. Pues ya verán, me vengarè” y “No sirvo. Es mejor que no intente nada porque todo me sale mal”. Ante todo esto al no saber como responder los padres lo que ocasionan es ir perjudicando a sus hijos y sin embargo al llegar a contar con el conocimiento de cómo tratar estos puntos conseguirán una mejor armonía familiar y lo màs importante ir formando en el niño su autoestima, confianza y seguridad en el mismo, sentirse aceptado llevándolo a un mejor desempeño escolar y social.
    Estas situaciones uno como educador también las llega a enfrentar desde nuestro papel y es difícil algunas cocasiones manejarlo a consecuencia de tratar diferentes personalidades, actitudes, diferencias en su contexto familiar, etc. pero al realizar la lectura me abre caminos a seguir.
    Comente la lectura en una reunión que tuve en esta semana con los padres de familia a lo cual hubo mucha participación de parte de ellos y disposición a llevar a cabo las recomendaciones que se dan, a la vez que fue de interés para ellos.
    Si lo llegan a llevar a la practica esto se vera reflejado en estos momentos en el aula màs adelante en la comunidad; aprenderán a convivir a lo que los llevarà a realizar sus actividades planeadas que los niños sean capaces de decir lo que necesitan, lo que desean, piensan y entender lo que desean y piensan los demás, además de ir aprendiendo a resolver de manera pacifica e inteloigente los conflictos que vayan surgiendo, los padres deben a la vez respetar y respetarse, aceptarse,apreciar sus cualidades y limitaciones, sus gutos, necesidades y deseos, darle la libertad al niños como a su parejala libertad de pensar, decidir y dialogar.
    Cultivar una idea positiva de nosotros mismos eleva nuestra autoestima y se refelja en la relación con la familia y los demás. Aceptarnos, apreciarnos, felicitarnos cuando logramos algo fortalece nuestra seguridad.

  7. #7 por Adriana el 14/04/2008 - 5:13 PM

    Este otro, también lo recibí por correo electrónico. Es de Gaby Romero. Gracias!

    La lectura resultó muy interesante, con un mensaje muy significativo y de gran valor; dirigido a los padres de familia, que muchas veces pasan por alto algunas actitudes, comportamientos y sentimientos de sus hijos, los cuales denotan su necesidad de amor, atención e interés hacia ellos; por ende desarrollan conductas negativas basadas en metas equivocadas, aludiendo propiamente las palabras del autor.

    Según R. Dreinkurs, estas metas equivocadas demuestran los conflictos que los niños están viviendo y sus posibles soluciones; ayudando a los padres con sencillos consejos, la manera de entender y solucionar tales conductas negativas que sus hijos presentan y muchas veces son propiciadas por nosotros los adultos.

    Particularmente me agradó como el autor abordó en cada meta equivocada una respuesta a los conflictos de los niños, tales como: la sobreprotección, la indisciplina, agresión y desaliento; dando pautas para corregir o eliminar conductas que afectan su integridad.

    Nadie nace sabiendo ser padre; y es importante darse cuenta del significado y trascendencia de la función de cada miembro de la familia, tomando en cuenta que en cada momento que interactuemos con ellos, estén llenos de amor, paciencia y así ayudar a los hijos a ser humanos íntegros y felices.

    GABRIELA ROMERO QUIÑONEZ.

  8. #8 por gabriela carral el 24/04/2008 - 4:37 PM

    FELICIDADES POR ESTA INICATIVA QUE YA VA A ESTAR EN LA NUEVA PAGINA DE ENLACE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: