El amor del Padre


El Evangelio al que hace referencia el video es fundamental de la teología de San Juan, se desarrolla a partir de conceptos contrapuestos: Dios-mundo, vida eterna-muerte, salvación-juicio, la fe y la incredulidad, la luz y la obscuridad… dos esferas de vida que se contraponen y que San Juan subraya no para afirmar un dualismo, sino como llamado a la elección y a la decisión. Es como si San Juan se dijera; debemos dejar de oscilar en nuestras elecciones y decisiones, avanzando un poco adelante, un poco atrás…  y orientar con decisión nuestra vida, tampoco podemos permanecer en la neutralidad.

San Juan 3,

1 “En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio. 12 Si al deciros cosas de la tierra, no creéis, ¿cómo vais a creer si os digo cosas del cielo? 13 Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. 14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre. 15 para que todo el que crea tenga por él vida eterna.

16 Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.17 Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

18 El que cree en él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios.

Somos seres biológicamente condicionados, morimos, pero no superamos el horizonte de la muerte porque no logramos trascendernos a nosotros mismos. Tenemos una costra de pecado que nos paraliza y una debilidad congénita que parece capaz de aridecer  todos nuestros esfuerzos. Logramos empezar pero no perseveramos. Decía el profeta Oseas: “Su piedad es como la nube de la mañana, como el rocío que pronto se desvanece.” Parece que en el camino de nuestra vida partimos con un hándicap espiritual que nos hace difícil el camino e imposible la victoria. Entonces, ¿no hay más nada que hacer?

Necesitaríamos subrayar la distancia infinita que está entre dos términos en esta relación: Dios y el mundo. Una distancia infinita, desde el punto de vista ontológico se entiende porque Dios es el creador y el mundo es creatura, es algo más… es la distancia a la cual hace referencia San Pablo cuando escribe en la carta a los Romanos 5, 6 En efecto, cuando todavía estábamos sin fuerzas, en el tiempo señalado, Cristo murió por los impíos; -. Y explica: 7 en verdad, apenas habrá quien muera por un justo; por un hombre de bien tal vez se atrevería uno a morir -; 8 mas la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros.

Requerimos que la imagen de Cristo que muere por los pecadores la hagamos lo más clara posible. ¿Qué cosa quiere decir muerto por los pecadores? Quiere decir: muerto por los egoístas, los traficantes de droga, los iracundos, los solitarios, los soberbios, los asesinos, los ladrones…. Dios no ama el mal del mundo, pero ama el mundo, -al hombre – aún cuando este inmerso en el mal.

Por esto “dona a su hijo unigénito” La expresión viene del capítulo 22 del Génesis, donde se habla de Abraham que debe donar a su hijo, 2 Entonces Dios le siguió diciendo: “Toma a tu hijo único, el que tanto amas, a Isaac; ve a la región de Moria, y ofrécelo en holocausto sobre la montaña que yo te indicaré”.  Por ello San Juan hace referencia “Dios ha donado a su Hijo, unigénito” Es el único, es aquel que ama sin límites y que ES todo el amor del Padres. Es por esto que Dios demuestra la grandeza de su amor  sin límites porque con ello quiere fundar una fe sin condiciones y con ella darnos el don del amor de Dios.  Nos ha dado a su Hijo en la encarnación, y su hijo ha tomado una carne débil como la nuestra y nos la ha donado sobre la cruz. (Jn. 10, 11)

Su vida nos es donada con la fe. La fe es exactamente lo contrario de la autosuficiencia del hombre que quiere edificar y realizarse, ensalzarse a sí mismo por su propia cuenta. La fe es un recibir y un acoger; ser amado, salvado y perdonado; es vivir reconociendo el amor de Dios.

Necesitamos enaltecer al Hijo del hombre. Naturalmente podemos preguntarnos ¿cómo la muerte se puede pensar o imaginar un enaltecimiento?  Cuando la muerte es caer dentro del abismo. San Juan lo dice más veces: la cruz de Cristo es un enaltecimiento porque sucede por amor del Padre, entonces en realidad es un ir hacia lo alto, hacia la plenitud de vida del Padre… porque es necesario “que el mundo sepa que yo amo al Padre y hago aquello que me ha ordenado” (Jn. 13,1)

A nosotros se nos pide creer y acoger con la disponibilidad de nuestro corazón, el amor de Dios que está en Jesucristo. Esto quiere decir: aceptar vivir bajo el amor de Dios.

La medida de la fe es esencialmente esta: si quiero medir la fe, no debo medir la cantidad de emociones que experimento, aun cuando estén bien, sino, que depende de cuánto vivo bajo la premisa del amor de Dios.

Imaginemos  una frase hecha de dos partes:  en la primera está escrito: “Dios ha amado tanto al mundo que ha donado a su hijo unigénito, para quien crea en Él, no muera sino que tengo vida eterna” En la segunda parte está escrita mi vida: “Yo trabajo, estudio, amo, sueño, lucho, sufro, gozo, pienso, temo” En cuanto más exista coherencia entre la primera y la segunda parte,  existe más fe.  Cuanto más mi vida este determinada del hecho que Dios ha dado su vida por mí en Jesucristo, tanto más mi vida es fe. La fe entra dentro de lo cotidiano de mi existencia. Debe entrar en ella, no es cuestión de palabras y mucho menos de sentimiento, es cuestión de radicar la propia vida sobre el amor de Dios. La fe quiere decir, vivir una existencia amada y amante, que aprende del amor de Dios a través de Jesucristo que en su sacrificio Redentor, redime a la humanidad con su obediencia al padre, todo por amor.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: