Archivo para la categoría Fe

Sobre la Fe


El día de hoy, la Iglesia católica  hace lectura del Evangelio de San Juan  al capítulo 11, sobre el relato de la resurección de Lázaro.

El primer mensaje de éste relato de Juan,  hace referencia a la  humanidad de Jesús; Él se encontraba bien en Betania con aquella familia “Jesús amaba a Marta ya su hermana y a Lázaro”. Fue un amor especial, que es típico de la verdadera amistad. Esta es un acontecimiento real, en el que Jesús no oculta sus emociones y sentimientos que constituyen el tejido de nuestra existencia normal, de la amistad y la separación, la desesperación y la esperanza, la oración y las lágrimas, como nos narra el evangelista Juan; Jesús llora frente a la tumba de su amigo… el llanto en ocasiones, es el único lenguaje que el corazón se puede permitir.

Lo que resulta un poco extraño  para nosotros, al escuchar o leer el relato, es que Jesús, una vez informado de la enfermedad de su amigo, dejó pasar dos días antes de ir a su encuentro. (Jn11,6) Si Jesús hubiera ido enseguida, lo hubiera sanado de su enfermedad sin lugar a dudas, pero en el relato aprendemos que Jesús no es Aquel, que nos da una simple mejoría, es Aquel que nos da la resurrección a una vida totalmente nueva.

Ser sanado por Jesús, quiere decir, llegar a ser aquello que se era antes de enfermar. Resucitar, quiere decir, “llegar a ser”, no como se era antes, sino como “después”, no como “éramos” sino a “como seremos”.  La tumba es la cuna del nuevo nacimiento y la muerte deja el sitio a la nueva vida. La buena noticia que llega desde Betania  hasta nuestros días es que Jesús nos resucita.

¿Y qué es lo que lo hace posible?

El hecho más significativo de éste relato, es el milagro que se realiza por la fe. El personaje central, además de Jesús, no es Lázaro, más bien, Marta con su formidable profesión de fe: “Si Señor, yo creo firmemente que tu eres el Mesías, el Hijo de Dios, Aquel que debía de venir al mundo”. En el contexto histórico de entonces, no era fácil creer en Jesús. Desde éste punto de vista, la verdadera resurrección según lo dicho por el evangelio de Juan es la resurrección de Marta: es ella que por haber creído, puede resucitar.

Una de las muchas preguntas en este pasaje es hecha por los judíos: «Este que abrió los ojos del ciego de nacimiento, ¿no podría impedir que Lázaro muriera?». Jesús no quiere resolver nuestros problemas, multiplicando los milagros. Y es significativo que los milagros escritos por Juan no se llaman milagros,  sino signos. Con el milagro de Betania Jesús quería enseñarnos que la ley de la muerte está bajo la ley de la resurrección.

Pero hay otros mensajes del Evangelio que son más difíciles de entender porque no sólo revelan los rasgos humanos de Jesús, sino algo más secreto: su misteriosa relación con la vida que está escondida en Dios  Es significativo que Jesús  no nos dice “yo  dispongo de la  resurrección”, sino que usa la expresión “Yo soy”,  Yo soy la resurrección y la vida” que en la Biblia es la vida misma de Dios, ya que “Yo soy” es la expresión con la cual se revela Dios a sí mismo. De esta manera se comprenden mejor las palabras posteriores de Jesús, cuando  refiriéndose a la multitud de los presentes, confía un deseo ante la tumba de Lázaro: “que crean que tú me enviaste.” Y continúa: “Gracias, Padre, por escucharme.”

Debemos de orar agradeciendo por el don de la Fe, que nos permite resucitar a la nueva vida; orar para poder creer en las lágrimas de Nuestro Señor, en la verdad de sus palabras, en la fuerza de su amor que nos conduce a vivir en la auténtica libertad de críticas, de la dureza del corazón, de la superficialidad, de la banalidad, de la soberbia, de la egolatría, al pretender creer que podemos vivir sin fe, sin Dios, sin obras de amor.

En la antigua Roma, los que luchaban decían “Memento mori “, recuerdo que debo morir”,  y esto se repitió durante siglos,  pero para los cristianos, las palabras deben de ser  “Recuerdo que debo resucitar.” unido a Cristo, que ha vencido a la muerte.

 

4 comentarios

Inteligencia Espiritual (3)


La vida presenta una serie de desafíos que requieren un conjunto de inteligencias para hacerles frente.

Numerosos autores han estudiado la inteligencia racional o lo que se abrevia como CI; (coeficiente intelectual).  Además de esta última, los investigadores también descubrieron que existe la necesidad de un tipo diferente de inteligencia en la vida , que se conoce como inteligencia emocional. (IE)

Algunos autores incluso han afirmado que la inteligencia emocional es más importante que la inteligencia racional. Sin embargo, los autores Zohar y Marshall afirman que existe una tercera forma que se conoce como inteligencia espiritual, la cual facilita el poder responder a preguntas basadas en el valor o significado base en cuestiones trascendentales.

La base de la inteligencia espiritual

Zohar y Marshall derivan sus ideas de escritores anteriores como Daniel Goleman, el cual considera que el cuerpo tiene dos tipos de inteligencias. Según este último autor, uno tiene dos mentes separadas que representan los dos tipos de inteligencia, racional y emocional. Este argumento sirve de base para la introducción de un tercer tipo de inteligencia, ya que además legitima el hecho de que un ser humano tiene inteligencias múltiples. En consecuencia, el concepto de inteligencia espiritual es muy viable, porque es el único tipo de inteligencia que nos permite obtener una sensación de plenitud de vida.

Los pensamientos de uno no necesariamente pueden ser provocados por la inteligencia racional. En cambio, sostienen que nuestros componentes espirituales también contribuyen a los procesos de pensamiento. La Inteligencia Espiritual es la base con la que se determina nuestras visiones, esperanzas y valores en la vida. Cabe señalar que la inteligencia espiritual no es causada o determinada por el centro del cerebro o los nervios.

Aplicaciones prácticas de la inteligencia espiritual.

  • Esta forma de inteligencia permite la creatividad.
  • Da la base para cambiar situaciones existentes.
  • Es  la plataforma sobre la cual se informa la virtud.
  • Se es capaz  de determinar si algo va a afectar a un individuo, grupo o empresa de forma negativa o positiva.
  • La inteligencia espiritual, permite a los seres humanos qué considerar y cómo resolver una solución en medio de una serie de toma de decisiones y esto es lo que finalmente determina el resultado al momento de decidir entre el bien y el mal.

La investigación en este fenómeno pone de manifiesto el hecho de que la inteligencia espiritual, permite el pensamiento colectivo o la totalidad del pensamiento en relación a los otros; en consecuencia, los que emplean este tipo particular de inteligencia no sólo se centran en sí mismos como la base para decidir sobre ciertas decisiones. En su lugar, se considera el efecto que sus acciones tienen sobre otras personas. Este tipo de inteligencia hace que las personas conscientes del hecho de que están conectados con otros seres humanos.

Para desarrollarla hay una necesidad de poseer paz interior y exterior, a pesar de las circunstancias. Esto significa que uno debe mostrar un sentido de la sabiduría y la compasión no importa a lo que tenga que hacer frente.

Zohar y Marshall mencionan una serie de criterios para medir la inteligencia espiritual. Estos incluyen, la capacidad de la persona para:

  • Buscar respuestas fundamentales.
  • Buscar la conectividad y la coherencia entre diversos temas.
  • Evitar hacer daño.
  • Evitar las críticas (no se refiere al espíritu crítico).
  • Jerarquizar valores y vivirlos con coherencia.
  • Superar los efectos del dolor.
  • Ser y estar conscientes de sí mismo.
  • Ser altamente adaptable.

Hay algunos pasos que pueden ayudar a las personas desarrollar la inteligencia espiritual.

El primero entre ellos es ser cada vez más, espiritualmente consciente. Por ejemplo, cuando uno tiene que lidiar con la muerte, la pérdida del empleo o un divorcio, nos vemos forzados a salir de nuestra zona de confort. Una persona espiritualmente inteligente debe preguntarse a sí misma algunas de las cuestiones más profundas relacionadas con este tipo de crisis,¿qué lecciones se pueden derivar de tal situación? Además, uno debe cuestionar su principal objetivo con respecto a esa situación y finalmente debe haber algún tipo de evaluación sobre un  servicio  que se pueda ofrecer después de que esto ocurra. Sin embargo, no hay que imaginar que la conciencia espiritual se logra  al  pasar por situaciones negativas. La capacidad de una situación al cambiar un individuo en particular en un momento dado depende de la persona.

Además, se puede fomentar la conciencia espiritual, encontrando satisfacción en sus lugares de trabajo o mediante la búsqueda de una conexión real con los individuos o personas específicas.

Sin embargo, nuestra cultura es espiritualmente pobre, ya que alienta el individualismos, el egocentrismo y el materialismo y para desarrollar éste tipo de inteligencia, es necesario que seamos lo suficientemente valientes para oponernos a estos estilos de vida; pensando sobretodo en cuando un gran numero de personas podamos plantear objeciones a éstas filosofias contrarias al ser espiritual, entonces, nuestra sociedad podra acceder a una evolución más plena a través de la espiritualidad.

Éste tipo de inteligencia no tiene nada que ver con lo que la sociedad o la cultura impone; en su lugar, se aboga por aprovechar nuestra intuición y un profundo sentido y significado a la vida y a nuestra naturaleza humana. Para ello, podemos:

  • Contemplar.
  • Ser generosos.
  • Abrirnos a la orientación de otros.
  • Buscar el encuentro con personas con conciencia espiritual.
  • Leer más sobre temas de espiritualidad.

El tema de la contemplación se refiere a la adopción de una mentalidad de observador. Aquí, uno tiene que salir de su situación y examinar las cosas como un tercero. Este proceso también implica el establecimiento de un vínculo con la naturaleza y la meditación. Además de esto, la contemplación implica también la oración. Las personas que quieran desarrollar la inteligencia espiritual que estén dispuestas a ofrecer un servicio. Este es un aspecto que ha sido sinónimo de los aspectos más tradicionales de la sociedad – en este proceso, las personas deben preguntarse lo que pueden ofrecer a su comunidad a través de sus dones.

No olvidemos que: la renta a pagar por vivir ésta vida, se paga con servicio.

Saludos afectuosos.

Adriana Delgadillo

4 comentarios

Sobre el Adviento


Hace dos mil años, – en Belén – acompañado por el amor de sus padres, – María y José-, Jesús entró en nuestra histori: el Hijo de Dios mismo vino a vivir nuestras vidas.

Durante muchos siglos, el pueblo de Israel, motivado por los profetas, vivió a la espera de la venida de un Mesías capaz de dar una nueva dirección al camino de la humanidad;  alguien en quien Dios  se manifestara y  a través del cual ellos pudieran vivir una nueva vida, diferente a  la pena del pecado que marcó profundamente la condición humana.
Y allí, en Belén, el niño nació. Jesús no parece tener características divinas: nació pobre,  de una familia desconocida… ese niño de adulto, caminaba por las calles de Palestina anunciando la buena nueva y  nosotros cristianos –católicos o de otras denominaciones – creemos que  Él es Hijo de Dios, el Mesías que nos da la salvación y la vida eterna.

En la Iglesia Católica, durante la temporada de Adviento, nos preparamos para recibir entre nosotros a Jesús; no como si no lo conociéramos o como si estuviéramos fingiendo que no ha nacido todavía; nosotros sabemos que Jesús nació hace dos mil años, que vivió  predicando el reino de Dios y que nos amó hasta en su pasión dolorosa, muriendo en la cruz; sabemos que ha resucitado y la fe en ésta resurrección se encuentra en el núcleo de nuestra doctrina.

Prepararnos para la celebración del nacimiento de Jesús, es una oportunidad para volver a vivir con gran intensidad nuestra fe con una gran esperanza: la de la salvación.  Es una oportunidad para prepararse para la vida, porque a través de ésta celebración, la Iglesia, la liturgia nos recuerda que debemos renovar nuestros corazones para que Él nos transforme en hombres nuevos, dispuestos a vivir en la Verdad y en la Caridad.
Sin embargo, la liturgia del Adviento, es mucho más que la preparación para la celebración del nacimiento de Jesús… es una preparación para vivir la fe de TODOS los días; porque Jesús es un AHORA, todos los días, es un HOY, en cualquier momento… los católicos debemos de vivir ese hoy sobretodo a través de la eucaristía y todos los sacramentos –signos sensibles de la gracia de Cristo- a través de la comunidad Cristiana, de la oración y meditación de su Palabra… y de todas las acciones de caridad que realizamos de frente  a  nuestro prójimo.

¿O acaso creemos que solo por el hecho de agradecer los alimentos que recibimos agradamos a Dios y nos podemos decir cristianos verdaderos? ¿ o creemos que porque estudiamos la Sagrada Escritura ya somos cristianos? ¿o crees que porque vas a misa cada ocho días eres un buen cristiano?  Estas acciones son importantes, no lo podemos negar, pero la fe sin obras es una fe muerta, una fe que no florece, una fe que no salva (SANTIAGO 2:14-26)

Santa Catalina de Siena, -Doctora de la Iglesia  Católica –  enseña que Dios es absoluta perfección y no necesita nada de nosotros, por lo que no requiere que nosotros hagamos nada por Él; sin embargo en un diálogo, le ha sido revelado: “todo lo que hagan por su prójimo, lo tomaré como hecho para mí”.

En éste orden de ideas ¿cómo vivimos nuestra fe de frente a nuestro prójimo? Con indiferencia, con críticas absurdas, con prejuicios, con rencores, sin perdonar, o ¿con caridad cristiana? ¿cómo vives la caridad? (I CORINTIOS 13,1-13)

Es importante reflexionar sobre la caridad en esta temporada de adviento. El adviento es preparación para recibir en nuestros corazones a Jesús, no solo en Navidad, sino  TODOS LOS DÍAS y esto debe de manifestarse en el amor y en la calidad del amor que vivimos en todos los acontecimientos de nuestra vida, a través de nuestros seres queridos, marginados, enfermos, en los más necesitados, en todos ellos encontrar el rostro de Jesús

Es importante reflexionar sobre la caridad en el Adviento, ya que también estamos celebrando la “otra venida de Jesús” (APOCALIPSIS 22:20), al final de todo, cuando  la humanidad entre a  la plenitud de la vida en su reino.

Nosotros, en este mundo, estamos caminando hacia esta última venida y nos preparamos A TRAVÉS DE LA CARIDAD  para estar listos para ese momento. Jesús nos anuncia que nuestro camino humano, a veces tan lleno de oscuridad y sufrimiento,  se convertirá en los cielos nuevos y tierra nueva, donde disfrutaremos de Dios para siempre, Dios será “el -con-nosotros” y no habrá más lágrimas, dolor o sufrimiento, y el amor de Dios será todo en todos.

Nosotros, en este mundo mientras estamos a la espera de éste  final que viene, tenemos que vivir una actitud de vigilancia, de aprendizaje, día tras día, para amar a Dios y a los demás como Jesús, para llegar un día a vivir con Él para siempre .

Buen inicio de Adviento.

Adriana D

3 comentarios

Solo Dios; pero tú…


Sólo Dios puede dar la Fe,     Pero tú puedes dar tu testimonio.

Sólo Dios puede dar la Esperanza,   Pero tú puedes devolver la confianza a tus hermanos.

Sólo Dios puede dar el Amor,  Pero tú puedes enseñar a amar.

Sólo Dios puede dar la Paz     Pero tú puedes salvar la unión.

Sólo Dios puede dar la Fuerza, Pero tú puedes levantar al desanimado

Sólo Dios es el Camino,   Pero tú puedes indicárselo a los demás.

Sólo Dios es la Luz,   Pero tú puedes hacerla brillar a ojos de todos.

Sólo Dios es la Vida,   Pero tú puedes devolver a los demás el deseo de vivir.

SÓLO DIOS PUEDE HACER LO IMPOSIBLE, PERO TÚ PUEDES HACER LO POSIBLE.

Sólo Dios es suficiente por sí mismo,   Pero Él prefiere contar contigo.

Autor desconocido.

1 comentario

Exhortación a la confianza: Isaías 40


Hoy sentí necesidad de compartir mi oración con alguién más y aquí la dejo, para él que guste.

27 ¿Por qué dices, Jacob,
y lo repites tú, Israel:
“Al Señor se le oculta mi camino
y mi derecho pasa desapercibido a mi Dios”?

28 ¿No lo sabes acaso?¿Nunca lo has escuchado?
El Señor es un Dios eterno,
él crea los confines de la tierra;
no se fatiga ni se agota,
su inteligencia es inescrutable.

29 Él fortalece al que está fatigado
y acrecienta la fuerzadel que no tiene vigor.

30 Los jóvenes se fatigan y se agotan,
los muchachos tropiezan y caen.

31 Pero los que esperan en el Señor
renuevan sus fuerzas,
despliegan alas como las águilas;
corren y no se agotan,
avanzan y no se fatigan.

1 comentario

El amor del Padre (2)


La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Hebreos 11.1

1 comentario

¿De eso se trata el vivir? Eutanasia


Pensaba a Eluana, (qepd)  la mujer italiana que en estado vegetativo    ha dejado de recibir hidratación y alimentación a petición de su papá… pensaba que la ciencia siempre ha dicho que se esta con vida  hasta que no se declara muerte cerebral… pensaba que un padre alimenta a sus hijos cuando ellos no pueden hacerlo por sí mismos…parece que alguien se esta mintiendo. ..

, , ,

1 comentario

El amor del Padre


El Evangelio al que hace referencia el video es fundamental de la teología de San Juan, se desarrolla a partir de conceptos contrapuestos: Dios-mundo, vida eterna-muerte, salvación-juicio, la fe y la incredulidad, la luz y la obscuridad… dos esferas de vida que se contraponen y que San Juan subraya no para afirmar un dualismo, sino como llamado a la elección y a la decisión. Es como si San Juan se dijera; debemos dejar de oscilar en nuestras elecciones y decisiones, avanzando un poco adelante, un poco atrás…  y orientar con decisión nuestra vida, tampoco podemos permanecer en la neutralidad.

San Juan 3,

1 “En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio. 12 Si al deciros cosas de la tierra, no creéis, ¿cómo vais a creer si os digo cosas del cielo? 13 Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. 14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre. 15 para que todo el que crea tenga por él vida eterna.

16 Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.17 Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

18 El que cree en él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios.

Somos seres biológicamente condicionados, morimos, pero no superamos el horizonte de la muerte porque no logramos trascendernos a nosotros mismos. Tenemos una costra de pecado que nos paraliza y una debilidad congénita que parece capaz de aridecer  todos nuestros esfuerzos. Logramos empezar pero no perseveramos. Decía el profeta Oseas: “Su piedad es como la nube de la mañana, como el rocío que pronto se desvanece.” Parece que en el camino de nuestra vida partimos con un hándicap espiritual que nos hace difícil el camino e imposible la victoria. Entonces, ¿no hay más nada que hacer?

Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

VI Encuentro Mundial de las Familias


Cada Encuentro Mundial de las Familias se caracteriza por tener un tema específico que ayuda a la profundización de algunos aspectos de la vida y la misión de las familias cristianas. El tema de cada Encuentro es elegido por el Santo Padre y brinda una oportunidad para que haya una verdadera preparación, por medio de la reflexión, para que las familias crezcan en la vivencia de su amor, de su unidad, de su fe, de sus valores, etc.

El tema que el Papa Benedicto XVI ha señalado para el VI Encuentro, que se realizará en la Ciudad de México, es:

“LA FAMILIA FORMADORA EN LOS VALORES HUMANOS Y CRISTIANOS”.

Leer el resto de esta entrada »

, , ,

1 comentario

Hechos de la Noche


En general no me altera escuchar el noticiario en la tv.  No soy del tipo depresiva o fatalista, más bien me siento capaz de entender la tragedia humana con cierta dosis de fe, no obstante que ocasionalmente el mundo me parece espantoso, como esta noche donde he visto los rostros de niños sufriendo de hambre y de frío por las avenidas de la ciudad, o el rostro de delincuentes que acusados de las peores fechorías, aparecen en pantalla siempre con un dejo de “no soy culpable” y bueno… ¿para qué seguir? Solo he visto malas noticias esta noche.

¡Y así está el mundo esta noche! Anuncia el reportero bien vestido de las noticias. Y ahora me pregunto, ¿Por qué esta sonriendo éste hombre? No puedo olvidar a los niños… la mayor preocupación de un niño debería de ser, aprobar sus exámenes en la escuela…

Quizás el mundo permanecerá siempre así, lleno de incongruencias, de eventos dolorosos… quizá nuestro país lleno de tanta violencia y delincuencia está pagando las consecuencias de tener ciudadanos deshonestos…

Leer el resto de esta entrada »

,

Deja un comentario