Archivo para la categoría pensamientos personales

Propósitos de Año Nuevo


Cada año hablamos de hipotéticos cambios para mejorar  nuestro estilo de vida, pero en particular en el período que inicia el año, una gran mayoría de amigos  y alumnos se acercan a mí para hablarme de sus buenos propósitos. Lo que más he escuchado son en relación a:

  • Pasar más tiempo en familia y con amigos
  • Bajar de peso.
  • Ejercitarse.
  • Gestionar mejor sus ingresos.
  • Dejar de fumar.
  • Disfrutar más de la vida.
  • Pagar las deudas.
  • Aprender algo nuevo
  • Ser más organizado.
  • Ayudar a otros.

Todos son excelentes resoluciones, es una pena que la mayor parte de las veces esos propósitos no llegan a concretarse, a transformarse en una realidad… quizá sea el momento, de preguntarnos si nuestras metas son objetivamente alcanzables o simplemente no se realizan porque no movemos nuestra voluntad.

Creo que es importantísimo tener claro lo que se desea para uno mismo; concentrándonos en una sola cosa a la vez.

Analizar aquello que puede hacernos felices; evitando los deseos abstractos y  detenernos sobre aquello que queremos verdaderamente para acumular las energías necesarias sin desgastarnos en una multiplicidad de cosas que queremos logar… una sola cosa a la vez, porque luego sucede que en los primero días del año, nos sentimos fuertes como leones, sentimos que “éste año es el bueno” para  lograr nuestros sueños… cambiar de trabajo, encontrar a la persona ideal, bajar de peso, hacer ejercicio, etc… pero después de pocos días, parece que la energía y la magia del inicio de año,  comienzan a verse muy arduos, difíciles y  finalmente terminamos por dejarlos de lado…”hasta el próximo año nuevo”… por ello, deberemos de concentrarnos en un solo objetivo a la vez  y priorizar aquellos que enriquecen nuestra personalidad, y  garanticen nuestro bienestar.

Es importante concentrarse sobre los buenos propósitos que pueden aumentar nuestros niveles de bienestar y autoestima, tomando conciencia no solo de los resultados a  corto plazo, sino también del resultado que queremos obtener a largo plazo de tal manera de no desanimarnos si los primeros resultados no se obtienen inmediatamente.

Además, es importantem analizar  los eventos positivos y negativos que hemos tenido en el 2011. En ésta fase es importante no juzgar nuestros fracasos con dureza, más bien considerarlos como una posibilidad y una vez afrontados, tratar de no repetirlos en el futuro.

Feliz y Sereno Año Nuevo para todos.

Adriana

Deja un comentario

Gracias


Hace tiempo que no entro a escribir por aquí; la intensidad del trabajo y del estudio cotidiano no me dejan mucho tiempo libre para escribir a pesar de ser una actividad que disfruto muchísimo; pero finalmente he vuelto y quiero agradecer a tantas personas que me envían comentarios a mi correo electrónico,  o que preguntan por los cursos que imparto sobre formación humana… no deja de sorprenderme la cantidad de visitas que continua manteniéndo el blog, a pesar de no haberse actualizado en tanto tiempo y… es justo todo esto que recién escribo lo que me ha inclinado por continuar esparciendo letras y pensamientos en éste espacio.

Muchas gracias por leer lo que aquí se deja y por darme la alegría de saber que para algunos es de utilidad el contenido que aquí se ofrece, pues es la única finalidad que se pretende.

Saludos afectuosos.

Adriana D

,

2 comentarios

La buena suerte


¿Creen que existe la buena suerte?

Trebol_4_hojas

Si lo crees afirmativamente; te invito a que te acomodes sobre un buen sofa y esperes a que llegue. ¿ Será este el mejor modo de encontrarla?

Ser “suertudo” o ” afortunado” no es una característica de unos pocos. Ser afortunados tiene que ver con el hecho de vivir bajo ciertos criterios y hábitos ¿cómo cuáles? aquí te sugiero cinco acciones para convertirte en una persona  con ” suerte”.

  1. Convencete de que eres afortunado: todo lo que te suceda, interpretalo como un signo positivo, algo que puede mejorar tu vida.
  2. Ayuda a los demás:  Donar nuestra ayuda a los demás, ya  con el simple intento de ser útil, de servir, de ser generoso sin esperar nada a cambio, es fuente de inexorable bendición y buena fortuna.
  3. Busca objetivos nuevos: La fortuna ayuda a los más audaces.  Si no arriesgas no ganas nada.
  4. Abrete a la vida: Cuando estas abierto a los demás y a la ayuda, estas abierto entonces a la vida.
  5. Confía en tu intuición: la vida nos manda señales constantemente sobre lo que es más adecuado para realizar, sin embargo la rutina, los apegos, la falta de confianza en nosotros mismos nos hace ser temerosos.

La buena fortuna es sin duda el resultado de nuestras acciones.

Adriana D

,

2 comentarios

Vida: algunas instrucciones de uso


  • Dedica algún momento en la mañana  al despertar, para recorrer mentalmente lo que es importante, a lo que le das valor, y por lo cual crees que vale la pena levantarse.
  • Alaba a Dios
  • Lavate los dientes y no divagues mientras lo haces
  • Percibe la frescura del agua que te recorre cuando te duchas.
  • Escucha el roce de tu piel con la ropa que vistes.
  • Detente a aspirar el aroma y el calor del cafe, como si lo probaras por primera vez.
  • Sal de casa con atención y serenidad.
  • Escucha a tus compañeros como si fuera la primera vez que te hablan.
  • Haz tu comida sin hacer nada más al mismo tiempo… disfruta
  • Acepta los regalos, obsequios, halagos, una retribución sin tomarlo como señal de “algo más” y sin pensar en que tienes que “intercambiar” el gesto.
  • No juzgues
  • No tomes jamás las afirmaciones o lo que dicen ” a titulo personal”… cada comentario es subjetivo y el mundo interior de quien te esta delante, –  al contrario que las apariencias- , puede ser mucho más rico en sufrimientos de lo que pudieras imaginarte.
  • Si estas enojado o molesto,  reacciona, pero deja que el enojo termine “ahí”.
  • Sé en grado de distinguir  el valor de tus afirmaciones precedentes.
  • Sé tan preciso cuanto sea necesario para hacer lo mejor posible lo que te corresponde: no te pierdas en los detalles superfluos.
  • Piensa con tu cabeza, siente con el corazón y decide con ambos.
  • Recuerda, observa el atardecer un instante.
  • No pierdas el tiempo en chismes.
  • Lleva a termino todo lo que inicies: mañana podrías no tener otra posibilidad.
  • Recuerda: errar es humano, pero recapacitar sobre ello te hace mejor humano.
  • Lee
  • Da gracias a Dios por todo lo recibido.

Adriana Delgadillo

(un año más vieja)

Deja un comentario

Inteligencia Espiritual (1)


Existe actualmente un debate acerca de la posibilidad de individuar una específica área en el cerebro dada a la inteligencia espiritual. A partir de las inteligencias múltiples individuadas por Howard Gardner, que comprenden diversas habilidades o competencias, a Daniel Goleman con la inteligencia emocional, se ha acentuado esta tendencia a la localización cerebral y las investigaciones más recientes han evidenciado que algunas prácticas religiosas están asociadas positivamente con la salud física y emocional;  descubrimiento que ha acentuado la proliferación de terapias alternativas.

Existen numerosas formas de explicar  y aplicar el concepto de  “espiritual” que se pueden resumir en:

  • La espiritualidad envuelve las más elevadas esferas de desarrollo cognitivo, moral, emocional e interpersonal.
  • La espiritualidad es una esfera de desarrollo
  • La espiritualidad es una actitud, como puede ser la apertura al amor presente en cada estadio evolutivo
  • La espiritualidad consta de una experiencia de flujo
  • La espiritualidad se puede también definir como terreno trascendente del ser.

Entre los numerosos tentativos de acercamiento a la inteligencia espiritual, podemos encontrar rasgos comunes; entre esos el hecho de que la inteligencia espiritual tiene que ver con la vida interior de la mente y del espíritu y sus relaciones con el propio “ser del mundo”; además implica la capacidad de comprensión de profundas cuestiones existenciales en múltiples niveles de conciencia …  lo que significa ser consciente de que el espíritu es el fundamento de sus fuerzas creativas que le permiten desarrollarse, evolucionar, trascender…

La Inteligencia espiritual, surge cuando la conciencia evoluciona hacia una conciencia más profunda de las cuestiones relativas a la vida, cuerpo, mente, alma, espíritu y su desarrollo  va de la mano con la apertura del corazón, la iluminación de la mente, la inspiración del alma, la conexión de la psique individual con el de todos los demás seres. También ayuda a distinguir la realidad de la ilusión, y puede expresarse en todas las culturas en la forma de amor, sabiduría, el servicio.

L a inteligencia espiritual está en estrecha relación con la inteligencia emocional, ya que su cultivo supone, entre otras cosas, el desarrollo de   la empatía, la atención a los pensamientos y sentimientos propios y de los otros. Esto ayuda a ver las cosas desde diferentes perspectivas  y en el reconocimiento de  los vínculos entre las percepciones, creencias y comportamientos.

Se llega a tener la capacidad de ver las cosas por lo que son, sin distorsiones, ilusiones y expectativas; permitiéndonos tener una actitud de testigo, sin juicio, previas al juicio, llena de hospitalidad, compasión, admiración, reconocimiento, gratitud. De esta manera, no podemos liberar de los sufrimientos que se derivan de siempre querer algo más o diferente.


Todos tenemos esta forma de inteligencia en la medida en que cada uno tiene la capacidad para el pensamiento, la intuición, el sentimiento,  la emoción… puede ser cultivado, por ejemplo, mediante la práctica de la relajación y la meditación para aquietar la mente, ampliar la sensibilización, mejorar las habilidad de ” sentir los sentimientos “.

Aunado a ello, el ejercicio de un comportamiento ético,  son las principales claves para profundizar en la comprensión espiritual.

A veces, en el camino del crecimiento personal, algunas de estas cuestiones puede desarrollarse más que otras. La madurez espiritual se manifiesta en concreto con el ejercicio de la sabiduría, la compasión hacia todos los que están alrededor, la capacidad de tener ideas, reconociendo las ilusiones,  en la capacidad de amar y en la experiencia de la auténtica libertad.


Así que …probemos a desarrollar nuestra inteligencia espiritual,  amando y sirviendo con generosidad…

Adriana Delgadillo

, , , ,

2 comentarios

Carpe diem (disfruta el día)


En la vida diaria, el hombre se encuentra constantemente de frente a pequeñas y grandes posibilidades, algunas de estas pudieran cambiar su vida en modo completo, otras podrían simplemente conducirlo a una desconocida y preciosa experiencia. Sin embargo frecuentemente, el temor de aprender algo nuevo o la idea de no ser capaces, nos lleva a renunciar, desperdiciando una ocasión que la vida nos ha obsequiado.

La realidad cotidiana está hecha de una inextricable red de posibilidades  faltantes, por distracción, a causa del miedo, por una incapacidad de reconocer aquello que se presenta de frente a nosotros… cada persona es rica en sueños e ideales que quisiera realizar, pero frecuentemente se percibe como inadecuado o que no cuenta con los medios necesarios, siendo así por consecuencia, que se acaban olvidando de las propias aspiraciones o se convencen de que “no eran importantes”

Y sin embargo, cada uno de nosotros sueña y si podemos soñar, eso quiere decir que estamos estructurados, hechos, para realizar nuestras aspiraciones.

Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

El amor del Padre


El Evangelio al que hace referencia el video es fundamental de la teología de San Juan, se desarrolla a partir de conceptos contrapuestos: Dios-mundo, vida eterna-muerte, salvación-juicio, la fe y la incredulidad, la luz y la obscuridad… dos esferas de vida que se contraponen y que San Juan subraya no para afirmar un dualismo, sino como llamado a la elección y a la decisión. Es como si San Juan se dijera; debemos dejar de oscilar en nuestras elecciones y decisiones, avanzando un poco adelante, un poco atrás…  y orientar con decisión nuestra vida, tampoco podemos permanecer en la neutralidad.

San Juan 3,

1 “En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio. 12 Si al deciros cosas de la tierra, no creéis, ¿cómo vais a creer si os digo cosas del cielo? 13 Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. 14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre. 15 para que todo el que crea tenga por él vida eterna.

16 Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.17 Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

18 El que cree en él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios.

Somos seres biológicamente condicionados, morimos, pero no superamos el horizonte de la muerte porque no logramos trascendernos a nosotros mismos. Tenemos una costra de pecado que nos paraliza y una debilidad congénita que parece capaz de aridecer  todos nuestros esfuerzos. Logramos empezar pero no perseveramos. Decía el profeta Oseas: “Su piedad es como la nube de la mañana, como el rocío que pronto se desvanece.” Parece que en el camino de nuestra vida partimos con un hándicap espiritual que nos hace difícil el camino e imposible la victoria. Entonces, ¿no hay más nada que hacer?

Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Hechos de la Noche


En general no me altera escuchar el noticiario en la tv.  No soy del tipo depresiva o fatalista, más bien me siento capaz de entender la tragedia humana con cierta dosis de fe, no obstante que ocasionalmente el mundo me parece espantoso, como esta noche donde he visto los rostros de niños sufriendo de hambre y de frío por las avenidas de la ciudad, o el rostro de delincuentes que acusados de las peores fechorías, aparecen en pantalla siempre con un dejo de “no soy culpable” y bueno… ¿para qué seguir? Solo he visto malas noticias esta noche.

¡Y así está el mundo esta noche! Anuncia el reportero bien vestido de las noticias. Y ahora me pregunto, ¿Por qué esta sonriendo éste hombre? No puedo olvidar a los niños… la mayor preocupación de un niño debería de ser, aprobar sus exámenes en la escuela…

Quizás el mundo permanecerá siempre así, lleno de incongruencias, de eventos dolorosos… quizá nuestro país lleno de tanta violencia y delincuencia está pagando las consecuencias de tener ciudadanos deshonestos…

Leer el resto de esta entrada »

,

Deja un comentario

Sobre la formación humana


http://blufiles.storage.live.com/y1pN91Jfdwdoh4y9mCMQSzkLJIgSPpPUBrGiF9iXUA4U3_6wtWyWjynSaL3unSfZevol2noMQPN-aY

No siempre se tiene la posibilidad de extenderse sobre cada uno de los temas que giran dentro de la cabeza a causa de las  cosas que hay que atender prioritariamente… y sucede que primero nos enfocamos a la brevedad en aquello que es urgente de acuerdo al oficio, o de acuerdo a lo que gira en el corazón también.

En este momento quiero volver a enfatizar sobre el proceso de formación ya que no siempre se tiene la certeza de lo que significa y sin duda esto es así, porque definir conceptualmente sería reductor de tan magna tarea.

No es para nada simple, porque las palabras, cuando falta una experiencia precisa a tal propósito, se tiende a asumir un valor de uso, habitual y mecánico según las libres asociaciones y significados genéricos que dependen del contexto cultural al cual se pertenece.

Así, para nosotros la formación humana, tiene que ver con el adjetivo “interior” que no tiene nada que ver con el mundo material, para mí, (en este espacio) el adjetivo “interior” no se asocia solo a un aspecto religioso, sino, a la búsqueda interior, a la búsqueda de la verdad. Leer el resto de esta entrada »

3 comentarios

Consciencia de sí


Hoy me preguntaban ¿Es posible desarrollar un estado de mayor consciencia; existen los métodos?

Es una pregunta que viene hecha por muchos, incluida yo.

Alguna vez, vino a visitarme un querido amigo. (R) Él se encontraba en medio de una prueba, de un momento difícil en su vida. Después de cualquier hora conversando y contándonos viscitudes mutuamente;   me confesó que en ese  momento se sentía  mejor. Me confió también que eso le sucedía cada vez que nos encontrábamos, aunque si no entendía el motivo, llegaba cansado (interiormente) pero en poco tiempo se sentía  decididamente mejor, más relajado. Me dijo bromeando que yo debía de tener alguna cosa extraña.

Le explicaba que no tenía nada de extraño  ni especial, sino que muy probablemente aquello que percibía era el resultado del trabajo que hago sobre mí misma y que probablemente es percibido al externo.

Empezamos así a encontrarnos siempre más frecuentemente, y en esas ocasiones, surgieron algunos aspectos del trabajo que estaba conduciendo sobre mí misma. Le hice notar por ejemplo, como el ser humano vive el olvido de sí mismo, y como eso que llamamos personalidad es un conjunto fraccionado y anárquico de tantos “yoes”, hablamos de las identificaciones, de cómo se puede cambiar la propia condición ordinaria de muchos otros argumentos.

 

Fue así que después de varios meses, llegamos a hablar de la observación en tercera persona – también llamada “segunda observación” que R me confío que encontraba difícil poner en práctica.

El había entendido que esta técnica podía llevarlo a vivir el momento presente impidiéndole ser fagocitado por los pensamientos y las emociones, había entendido que observándose en las acciones, como si estuviera observando a algún otro, los estados emotivos podían ser captados antes que lo sorprendieran, logrando así un notable ahorro de energía, y se daba cuenta por fin que habría podido encontrar una  unificación de los varios “yoes” para lograr la unificación holística de un solo yo.

R comprendía todo esto intelectualmente, no obstante no podía poner en práctica la técnica. Me dijo que desde el inicio sentía cierto fastidio al llamarse por su nombre, repitiendo lo que hacía: “le parecía antinatural, como si no se reconociera”. Y esto le  provocaba mucha fatiga y seguido se encontraba como “embolado” incapaz de sentirse a sí mismo en lo que hacía.

Le explique que estos eran los efectos de los primeros tentativos de ruptura con la mecanicidad y del hecho que estaba afrontando las primeras identificaciones: es del todo normal experimentar un poco de disociación. Precisamente por esto, “la segunda observación” se practica sobretodo en las acciones,  buscando percibirnos con fuerza y claridad en cada instante.

Le dije, que no debía de mantener la técnica a nivel conceptual, sino llevarla lo más posible en los momentos cotidianos del día a día. “Debes de tomar con plenitud las acciones que llevas a cabo” le dije… «R, camina, R come, R etc.. debes de verlo en el instante en el cual suceden las cosas, porque de otra forma solo te limitas a pensar en las acciones que harás o hiciste»

Es un proceso de atención semejante a cuando hacemos una cosa por primera vez, y eres por fuerza de las cosas, contrito a poner mayor atención a todo.

«Más allá de esto, debes también escuchar cada sensación, sentir el espesor de tu cuerpo en movimiento, como si entraras en contacto con las cosas a través de tu cuerpo entero»
«Recuerda que no debes detenerte con el pensamiento sobre aquellos que observas, porque eso significaría que te estás identificando de nuevo, que estas buscando reconocerte en alguna cosa que no representa tu integridad ».

En este punto, lo que al inicio es difícil y cuesta esfuerzo, transmutaría en una capacidad de focalizar fuera de lo común y solo en este modo, él podrá encontrar una mente calmada. Una vez estabilizada la práctica, llevada adelante con paciencia, se logra la unificación de la personalidad, a la cual me refería al inicio de nuestros encuentros.

Sin olvidar, que existe solo un momento para cambiar la propia vida; ese momento es ahora. Solo en el presente tenemos esa posibilidad. El pasado no es modificable y enviar todo al futuro no sirve… sería solo un modo para no hacer nada.

 

Adriana D.

,

Deja un comentario